Ruta por Eslovenia con niños

Eslovenia Lago Bled

Este verano necesitábamos meternos de lleno en el corazón de las montañas, llevamos casi un año viviendo junto al mar y nos lo pedía el cuerpo.

Eslovenia parecía cumplir con todos los requisitos para nuestro viaje en familia, pero lo que aún no sabíamos es que nos iba a gustar tanto, porque además de ser un país precioso nos ha hecho sentir muy cómodos, algo especialmente importante si viajas con niños. (Si quieres saber por qué elegimos Eslovenia, nuestras impresiones y preparativos del viaje puedes leer esta otra entrada).

Tres horas largas en coche desde Venecia era un precio muy alto si a la pequeña de la casa le da por berrear, cosa que ocurre con frecuencia en los desplazamientos largos. Salimos temprano, aprovechando sus últimas horas de sueño, en silencio y sin ni siquiera vestirla, un pañuelo liado y andando. Sorprendentemente todo salió tal y como deseábamos y a las 7:00 estábamos rumbo a Eslovenia.

El viaje bien gracias en gran parte a la itinerancia gratuita de datos que nos guiaba sin preocuparnos demasiado por perdernos y gracias también al youtube que mantenía a raya  al “Chuky” que nuestra hija lleva dentro y que saca a pasear cuando se cansa de la silla del coche.

Nada es eterno, y cuando los videos dejaron de causar efecto y la paciencia de Telma llegaba a su fin ya estábamos cerca del que sería nuestro primer alojamiento. A partir de aquí todo sería disfrutar durante 6 días recorriendo lo imprescindible de Eslovenia (a ritmo familiar):

LAGO BOHINJ

Bohinj pertenece al Parque Natural de Triglav , es un valle glaciar inundado por aguas cristalinas que invitan a disfrutar de este increíble entorno natural practicando alguna de las muchas actividades que pone a tu alcance como senderismo, kayac, paddlesurf, bicicleta…

Para relajarte, un baño fresquito en cualquiera de las zonas de baño que hay en el lago o sencillamente disfrutar del entorno en el que te encuentras, y no olvides un calzado con el que puedas sortear las piedras de las orillas.

En la zona de parking junto al lago hay una oficina de turismo donde puedes conseguir un mapa e informarte de todas las rutas posibles.

Lago Bohinj

Paddlesurf en lago Bohinj

Lago Bohinj

Para nuestros días por los Alpes Julianos, reservamos un apartamento a través de airbnb en Bohinjska Bistrica, una tranquila localidad a unos 6 km del Lago Bohinj, rodeada de montañas y valles verdes. Cuenta con todos los servicios que se pueden necesitar: un supermercado grande, algún que otro restaurante, tiendecillas y el Aquapark Bohinj que nos salvó de quedar encerrados en el apartamento una tarde de lluvia y que para Telma supuso el mejor de los planes, y si el Aquapark hubiera tenido como el lago piedrecitas que arrojar al agua, ya habría sido la velada perfecta para ella.

LAGO BLED   
A 26 km de Bohinj se encuentra el Lago Bled, la imagen más conocida de Eslovenia. Es espectacular, de esos lugares que te dejan sin aliento y te cautivan al instante, un lago precioso donde los verdes y azules del agua se mezclan con la vegetación, enclavado entre montañas y bosques que está vigilado por un castillo en lo alto de un barranco y que cuenta con una pequeña isla en su interior de la  que asoma entre los árboles una iglesia que se refleja en sus tranquilas aguas.

Una verdadera postal que podrás disfrutar desde perspectivas diferentes si aprovechas para recorrer los caminos que discurren por las orillas, más accesibles para pasear con silleta que los del lago Bohinj.
Lago Bled


Al igual que en Bohinj, en Bled también se pueden realizar un montón de actividades que tienen al lago como protagonista, desde alquilar un pequeño bote a dejar que lleven a la isla en una barcaza turística pasando, como no, por pegarte un baño fresquito (no olvides que son lagos glaciales).
Lago Bled


Castillo del lago Bled

Lago Bled

¿Lago Bled o Lago Bohinj?
Los dos son de visita obligada, sin embargo, aunque en la primera impresión, Bled me erizó la piel y pensé “como lago no puede ser más bonito”, me decanto por el  Lago Bohinj y todo su entorno, por ser más salvaje y natural, y por toda la tranquilidad que transmite. Bled, mucho más preparado para el turismo, más masificado y con hoteles alrededor que le restan encanto.

En cuanto a donde alojarse, dependerá sobre todo de las excursiones que quieras realizar desde tu campamento base. Para nosotros no era muy determinante una zona u otra porque pensábamos visitar únicamente los dos lagos y la garganta de Vintgar, después iríamos hacia Liubliana. Finalmente nos decantamos por la zona de Bohinj porque encontramos mejores precios, y no nos arrepentimos en absoluto. Sin embargo, la localidad de Bled tiene la ventaja de estar junto al lago, seguramente dispondrá de más servicios y tiene más lugares de interés cerca, y si vas con los niños ya sabes que todos los kilómetros de coche evitables son bienvenidos.

LA GARGANTA DE VINTGAR
No muy lejos, cerca de Zgornje Gorfe y a pocos kilómetros de Bled, podemos recorrer los mil seiscientos metros (de ida y los mismos de vuelta) de este cañón que el río Radovna ha excavado entre las rocas otro rincón estupendo para echar una jornada de viaje. Pero cuenta con que en temporada alta y en horas punta puede estar muy masificado.

El paseo nos costará 4,00€ a los adultos, 2,00€ a los niños de 6 a 15 años y 0,80€ a los menores de 6 años. Me gusta creer en los prospectos de información turística. Aquí afirman que este dinero se invierte en el mantenimiento del lugar.

El camino es precioso, sobre todo en la primera parte, fácil y apto para todos los públicos pero discurre por la orilla, es estrecho y alterna senderos, pasarelas de madera, escaleras… por lo que hacerlo con silleta es poco recomendable.
Garganta de Vintgar

Sí es recomendable contar con un buen calzado y una chaqueta impermeable porque hay zonas a la sombra en las que la temperatura baja bastante y se trata de un cañón fluvial por lo que se filtra agua por todas partes y acabarás mojándote o resbalándote.

En varios puntos del recorrido encontrarás zonas para descansar y tomar el almuerzo. Incluso un kiosco con una pequeña terraza nos marca el final del camino junto a la Cascada Sum de 13 metros de altura.

LIUBLIANA
A unos 50 kilómetros al sureste de las montañas se encuentra la capital del país: Liubliana. No es una ciudad del tipo yaqueestoyaquí…, es un imprescindible de Eslovenia y merece ser incluida en cualquier ruta por los Balcanes. Una ciudad que te conquista fácilmente, pero mejor te invitamos a un paseo por Liubliana para que conozcas sus mayores encantos.
Puente Triple de Liubliana

LAS CUEVAS DE POSTOJNA
Aprovechamos nuestra última etapa en tierras eslovenas para visitar Las Cuevas de Postojna  a unos 50km de Liubliana.

Por la facilidad para visitarlas con niños, nos decantamos por las cuevas de Postojna en lugar de las de Skocjan. Son las cuevas más visitadas de Europa y una de las mayores atracciones turísticas de Eslovenia, supongo que esto en parte se debe a su accesibilidad para todos los públicos, pero la verdad es que impresionan.
Cuevas de Postojna

Si vas con silla de paseo, sólo tienes que avisarlo cuando sacas el ticket para que dejen un espacio para la silleta en el tren. Aún así, la opción de la mochila ergonómica nos parece mucho mejor para esta visita.

De los 20 km que tiene la cueva, solo se visitan 5. El recorrido completo dura una hora y media, los primeros kilómetros se hacen en un trenecito en un trayecto de unos 10 entretenidos minutos y el resto a pie.

El parking es de pago (3,5€) y la entrada a la cueva es cara, nosotros compramos el paquete básico, (25,80€ adulto, 1€ los menores de 5) que únicamente incluye la visita de la cueva en tren y un guía para los tramos de a pié (no disponibles en castellano). Tienes la opción de comprar la entrada combinada que da acceso a la cueva y el castillo de Predjama (a 10 km de las cuevas) y así ahorrarte unos eurillos. Además de preparar la cartera, llévate una chaquetita porque la temperatura media de la cueva es de 8 a 10º.

Descartamos la opción con visita a vivariúm, además quieras o no veras las crías de Proteo, también conocido como Pez Humano en un acuario a la salida de las cuevas. Es una especie de anfibio extraño que al parecer sólo se encuentra en algunas cuevas de Bosnia y Herzegovina, Eslovenia y Croacia. Lo más curioso de estos animalillos es que pueden estar 10 años sin comer y vivir hasta 100.

EL CASTILLO DE PREDJAMA
Para los que nos gusta Juego de Tronos los castillos han cobrado una nueva dimensión, es decir, ahora para evaluar lo molón de una fortaleza tomamos como ras la idea de si encajaría como escenario de nuestra serie favorita.

En este lugar es fácil imaginar a los Stark parando para descansar camino del norte. Seguro que tendría un nombre tan original como el resto de los reinos, algo así como “Castlecave”.

La fortaleza está perfectamente conservada, está construida en la boca de una cueva, rodeada de prados y de bosques. Qué más podría pedir un guionista…
Castillo de Predjama


Más sobre Eslovenia

Piensa en verde, Eslovenia
Un Paseo por Liubliana

Share this:

NOSOTROS

De patitas en el mundo nace porque no somos los únicos a los que les gusta compartir el espíritu de VIAJAR y todo lo que esté relacionado. Ni somos los únicos a los que les importa pagar “de más” en sus escapadas porque hay que renunciar a muchas cosas para poder ahorrarlo Tampoco somos únicos por amar a los animales y considerar su mascota como uno más de la familia. Y por supuesto, no somos los únicos padres que no quieren renunciar a sus pasiones e intentan que todo encaje. Marta y David no somos los únicos que tienen un blog de viajes, pero nosotros lo necesitamos para hablar de todas estas cosas.

0 comments:

Publicar un comentario